Portada Buscador Thesaurus Links El Bibliotecario Ayuda
Biblioteca de La Empresa Familiar Carles Ferrer Salat
Volver

La vuelta al cole


Dicen los arqueólogos que la primera universidad ya funcionaba en Alejandría en el año 320 a.C., con 13 estancias capaces de albergar a más de 5.000 alumnos en las cuales enseñaban todos los grandes sabios de aquel tiempo. Probablemente, el calendario de clases que utilizaban en aquella época no se asemejaba al que tenemos actualmente en nuestras modernas academias, pero con toda seguridad, en algún momento del año, aquellos alumnos que tomaban sus apuntes en tablillas de barro tenían en sus mentes la misma frase que flota por estos días en nuestras aulas: "volver a clase"


Es por eso que, en nuestro particular campo de conocimiento sobre la Empresa Familiar, el inicio de un nuevo ciclo es propicio para hacer un repaso de los centros de estudios pioneros en ofrecer formación especializada en España y Latinoamérica. Si bien el desarrollo de los conceptos modernos de la Empresa Familiar es de fecha muy reciente en todos los países, el número de cátedras y escuelas que ofrecen cursos de especialización se ha incrementado notablemente. Sólo en España, la red de cátedras adscritas al Instituto de la Empresa Familiar ya supera la veintena, lo que la ha convertido en la más importante del mundo, según palabras del experto de prestigio internacional John Ward. Y eso sin incluir a escuelas de negocio y otras universidades.


La tarea que esta red se ha propuesto es la de sensibilizar al mundo universitario de la importancia de incorporar en la programación académica una materia que afecta a más del 95% de las empresas en España, cuya supervivencia depende en parte de los esfuerzos que se hagan desde el sistema educativo en pro de la formación de empresarios, directivos y todo el conjunto de personas e instituciones involucradas en la Empresa Familiar. Aunque es una asignatura de libre configuración, el perfil de los alumnos que estudian en las cátedras corresponde en su mayoría a jóvenes que cursan carreras de administración y dirección de empresas. De todos ellos, aproximadamente la mitad tienen una relación muy directa con una Empresa Familiar, bien por parentesco, bien por trabajar en alguna o por mantener relaciones profesionales con ellas. La otra mitad son personas a las que les gustaría trabajar en una Empresa Familiar.


En Latinoamérica, las cátedras pioneras se han desarrollado (a parte de las precursoras clases del IESA en Caracas a mediados de los ochenta), en los países del Cono Sur. En 1991 se creó en Chile la Cátedra de Empresas Familiares Albert von Appen en la Universidad Adolfo Ibáñez, que dio paso posteriormente al Centro de Empresas Familiares, al mismo tiempo que se dictaban en Argentina los primeros seminarios a cargo del Centro de Empresas Familiares (CEFam) y la Cátedra de Empresas Familiares del IAE. Cinco años después, con un enfoque interdisciplinario, se creó la Cátedra Libre de Empresas Familiares Léon A. Danco, en la Universidad de Flores (UFlo) en Buenos Aires. El segundo foco en importancia de estudios en el continente se generó en México: el Centro de Desarrollo de la Empresa Familiar del Instituto Tecnológico Autónomo de México (CEDEF), el CEFAM del Tecnológico de Monterrey y el Centro de Empresas Familiares, fundado en 1999, en la Universidad de Monterrey, creada con el propósito de apoyar la continuidad de los negocios y firmas familiares.


Aunque el siglo XXI ha visto el nacimiento de diferentes cátedras, centros de investigación e institutos dedicados a la difusión del conocimiento de la Empresa Familiar en prácticamente todos los países latinoamericanos, es de destacar el papel que se ha desarrollado en la región del Caribe en los últimos cuatro años en el área de la investigación, asesoramiento y publicaciones en la materia: el Centro de Apoyo a la Empresa Familiar, con el apoyo del INALDE, así como el trabajo de la Universidad ICESI y la Universidad de Externado en Colombia, el IESA y Unitec en Venezuela, y finalmente la encomiable labor desempeñada por la Escuela de Negocios Alta Dirección, originaria de Mendoza, Argentina, que ha llevado su filosofía a quince sedes de doce países de Latinoamérica, orientada a la formación de empresarios responsables del destino, la armonía y la continuidad de sus Empresas Familiares.


Si bien con el paso de los siglos se ha sustituido la tablilla de arcilla por el ordenador portátil, la intención original de la existencia de una cátedra se ha mantenido intacta desde Alejandría: formar y educar a las nuevas generaciones en los conocimientos que el saber y la experiencia han creado. En palabras de Miguel Ángel Gallo: "Hay que aprender de los errores de las Empresas Familiares para no caer en ellos otra vez".



Guillermo Salazar
El Bibliotecario
  
Aviso legal| Política de cookies | © 2017 Instituto de la Empresa Familiar